Diario digital de noticias de El Salvador
Opinión
Sueños de libertad
11 DE ABRIL DE 2017 13:08 | por Alejo Carbajal

El 29 de marzo se inauguró la ampliación de la Granja Penitenciaria de Izalco, Sonsonate, que se enmarca en el Modelo de Gestión Penitenciaria, “Yo Cambio”. El acto oficial se desarrollaba con normalidad, hasta que llegó el turno de hablar de Raquel Eunice Jiménez, quien cumple condena por el delito de extorsión y que ahora se encuentra insertada en programas de rehabilitación.

Las palabras impactaron a las autoridades de gobierno, cuerpo diplomático e invitados especiales; no era de menos, en ese momento se expresaron los más sinceros sueños de una persona quien con una vida en su vientre aprendió a creer en sí misma dentro del confinamiento.  La privada de libertad  busca su redención ante la sociedad y ese día expresó sus anhelos de esta manera:

“No encuentro las palabras exactas para describir los sentimientos que en mí ahora se agolpan. Es como despertar de una pesadilla y pasar a imágenes que se aproximan a cumplir uno de mis mayores sueños…

Sueños que quedaron anonadados años atrás, el día de mi captura; ese día surgió un giro de 360 grados que cambio mi vida completamente, perdí lo más bello como cual ave pierde su libertad.

Comenzando a vivir tras las rejas en un ambiente más que sofocado, asfixiante, desesperador y melancólico, con doble corazón palpitando dentro de mí, uno en mi pecho y otro en mi vientre…

¡Dura realidad¡ era yo, di a luz a una linda nena que a parte de llenar mi ambiente me impulsó a luchar por salir, porque yo estaba guardada, no era cualquier cajón, era una prisión con una condena cruel sobre mí, pero aprendí que no era el fin de mi vida, si no el comienzo de otra.

Luché con mi hija en brazos, apoyada por todos y cada una de las autoridades, recibí sus regaños, consejos y todo cuanto me ofrecieron, programas, talleres, escuela… Aprendí a valorar mi vida, mi familia, mi hija; pero sobre todo a valorarme, a decidir lo que es bueno y a desechar lo que me perjudica.

Me di cuenta que no solo poseía defectos, sino que también estaba colmada de virtudes; dones que Dios que me creó y por quien vivo me ha regalado. Aprendí a que mi voz fuera escuchada, y a escuchar a los demás. Por todas esas razones le doy  gracias al único que se merece la gloria y la honra: Jehová de los ejércitos, quien pelea por mí y sobre quien echo mi carga.

Ahora he dado un paso más adelante, estoy aproximándome a cumplir mi más anhelado sueño… Ya no hay barrotes y celdas, estoy en otra fase, he logrado obtener la confianza de quienes me rodean, licenciados, jefes, autoridades que extendieron su mano para ayudarme a salir del lodo en que estaba.

Ahora respiro otro ambiente, puedo ver la naturaleza, sus aves, sus árboles, el cielo como jamás lo volví a ver desde hace años atrás y con cada obra de Dios creada que veo a mi alrededor,  me veo a mi misma, aprendí cuanto me ama Dios y que tengo que amar cuanto me rodea.

Ver a mi familia casi siempre, disfrutar en casa, aprovechar las horas para decirles y demostrarles cuanto les amo y lo mucho que las extraño. Deseo demostrarle al fruto de mi vientre lo mucho que me dolió su separación, pero que la esperanza de volverla a ver me impulsó a seguir, a no dejarme derrotar, ni por el tiempo, ni por la condena que sobre mi pesa.

Ahora se que estoy a tan solo un paso de obtener mi libertad y llenar el vacío que tengo en mi corazón: mi familia. Cierro mis ojos noche a noche en mi catre, y amanecer tras amanecer despierto con la esperanza que al abrirlos pueda ver el techo de mi casa, la tierra que me vio crecer, las personas que me brindaron su amor y esa pequeña flor tan radiante y bella que nació de mi cuando yo aún era una espina.

Te amo mi niña linda, triguito al viento, quien espero haga resonar mi voz en tus oídos y me puedas escuchar…

Ya no me importa lo material, he aprendido a conformarme con lo que tengo, y si necesito algo soy hija del dueño del oro y de la plata, pues él sabe que tengo necesidad, todo pasa y nada es eterno en esta vida.

Logré recorrer más de la mitad de mi camino, venciendo cada obstáculo demostrándole a la gente que puedo cambiar y demostrándome que soy capaz de rebasar cualquier meta;  solo hay una que aunque me ha costado lucharé, porque en ella está lo que más amo: LIBERTAD. Ocho letras, un solo sueño por cumplir, y estoy segura que la alcanzaré”.

*Sin duda no somos perfectos, todos los seres humanos cometemos errores, lo importante es aprender de ellos, la vida es levantarse luego de una caída para fortalecernos y ser mejores, pero es necesario reconocer el fallo y experimentar un sincero deseo de cambiar para así poder sentirnos liberados y progresar más allá de nuestros propios defectos.

 

(1) Comentarios

ciudadano observando 2017-04-23 09:36:17

La libertad, al igual que la salud, no se aprecia en toda su dimensión hasta que se pierde. Ya lo decía el más grande maestro: Bienaventurado los que sin ver creyeren.

Envie su comentario:
Su Nombre:
Su e-mail:
Su comentario:
  Enviar

Aclaración Importante

DIARIO LA PÁGINA se reserva el derecho de editar y/o publicar los comentarios vertidos por nuestros lectores de acuerdo con estándares que no permiten palabras soeces, acusaciones personales, calumnias, lenguaje de odio, racismo y antisemitismo. Las opiniones publicadas en este espacio son de absoluta responsabilidad de quien las escribe.

LA ENTREVISTA

SITRAMSS

José María Tojeira: "No se han buscado soluciones con seriedad para el tráfico urbano en El Salvador"

(VIDEO) El sacerdote jesuita dijo además que Ernesto Muyshondt "no tiene mucho prestigio" para competir contra Nayib Bukele”.

OPINION

Siro Edgardo Monterrosa

Lo que no se dice

Siro Edgardo Monterrosa

Problema Resuelto

ENCUESTA

¿Considera que los planes desarrollados por las autoridades han disminuido el índice de criminalidad en el país?