Diario digital de noticias de El Salvador
Opinión Opinión
Formado o amaestrado
13 DE JULIO DE 2017 11:58 | por Siro Monterrosa

En todas las participaciones que he tenido el privilegio de compartir con docentes, alumnos y padres de familia, hemos recalcado sobre la importancia de la alimentación y nutrición de los y las estudiantes. Hemos analizado los contenidos de algunos “alimentos” y valorado la longevidad de nuestros antecesores sobre la base de dietas más naturales.

Todo mundo “entiende” que la base de la salud radica en una alimentación nutritiva, agua limpia; aire puro y descanso y ejercicio adecuados. Pero el debate que siempre se mantiene en el ambiente educativo es que no basta entender. No basta saber que algo es bueno o malo si en el modelo técnico no se logra llegar a cambios de actitud generados de la aprehensión de la realidad y que conlleva un verdadero compromiso de parte de cada uno para alcanzar mejores condiciones de vida.

En casa se impone; en la escuela se repite; en la sociedad se copia. Especialmente los aspectos negativos.

Pregunto a los padres, madres o encargados de niños en edad escolar: ¿Sale más barato darle dinero a los chicos o prepararles en casa un jugo natural y panes con frijoles para el refrigerio? ¿Por qué nuestros jóvenes prefieren comida chatarra e vez de una alimentación más natural? ¿Qué calidad de vida ofrecemos a nuestros hijos e hijas dándoles dinero para comer en cafetines escolares? 

Los docentes deben entender que no es suficiente con presentar la famosa pirámide alimenticia y que en una prueba repitan como loros que se requiere de tres grupos de alimentos para mantenerse sano. El tema nutricional debe ser un debate abierto con opiniones, preguntas, comentarios, propuestas, contrapropuestas. Debe demostrarse mediante informes cómo el solo comer está afectando a la salud de la población. Debe debatirse con chicos de cualquier edad, la manera en que las transnacionales han convertido a nuestra juventud en consumidores impulsivos de comidas que no alimentan; que llenan el cuerpo de sustancias nocivas al bienestar físico.

Examinar desde la matemática, la química, la física; los componentes, cantidades, efectos de las sustancias presentes en los alimentos “chatarra” y las consecuencias de su consumo desmedido en la salud y el bienestar. Analizar y concienciar desde la estadística las nuevas enfermedades recurrentes en nuestro medio en rangos de edad diversos; valorando sus causas, consecuencias y alternativas de solución.

Valorar desde la rama del medio ambiente, los efectos dañinos que tienen sobre la estabilidad planetaria el consumo desmedido de algunas sustancias y la capacidad del sistema natural para recuperarse. Analizar las cantidades de contaminantes que vertemos en los procesos de producción de algunos alimentos y las maneras de frenar el deterioro que es el que en última instancia nos conducirá a la extinción.

Discernir desde la sociología, la antropología, la economía y otras ciencias sociales, las razones por las cuales hemos llegado a considerar de moda el consumo de ciertas comidas que no son ni alimenticias ni nutritivas.

El dictar un reglamento imperativo, una especie de ley que nos obligue a evitar seguirnos dañando, habla mucho de nuestro modelo educativo y de la calidad de cambios que estamos alcanzando en nuestros estudiantes. Que un niño y una niña tengan que ser obligados a no comer lo que les hace daño, habla muy mal de las capacidades familiares, docentes y sociales.

¿Creemos realmente que la prohibición derivará en mejor alimentación? Personalmente lo pongo en duda. Los niños guardarán su dinero y esperarán la salida para comprar y atiborrarse de “chucherías”. Los padres ni nos daremos por enterados y los docentes se conformarán con demostrar que el mango picado con alguashte, sal, limón y chile no es el de la semana pasada.

Así es como realmente estamos. Displicentes, inactivos, dejando hacer, dejando pasar; porque al final, todos creemos que el problema no es nuestro.

¿Cuánto ahorraríamos acostumbrando a nuestros hijos desde pequeños a mantener una dieta saludable? Los ejemplos sobran pero para entender fácilmente de qué se trata.

El esfuerzo es bueno, pero los mecanismos deben ser otros. Uno es el cambio de actitud docente, que sea capaz de comprender, transmitir y luchar para apoyar a sus alumnos y a las familias de éstos. Un cambio en las técnicas de aprendizaje, que conviertan a niños y niñas en verdaderos actores con opiniones, puntos de vista, ejemplos de la realidad. Educando a los que no se les dice la verdad; se les orienta a que ellos la descubran; no se les da soluciones, se les estimula a crearlas.

Repito: no requiere de más dinero. No requiere de traer técnicos bien pagados de otros países para que nos cuenten la historia. Requiere de motivación, compromiso, pruebas técnicas y modelaje real desde la casa, la escuela y la sociedad.

¿Nos animamos? ¿O necesitamos una ley que nos obligue?

 
(2) Comentarios

eric 2017-07-17 18:05:58

Su articulo deberia estar en primera plana de este buen periodico. Gracias por su aporte, yo tomo mi parte y a trabajar con migo mismo y luego con mis hijos.

Rafael Ramirez 2017-07-14 12:20:54

Es importante desaprender sobre todos esos malos hábitos, y necesaria una ley que regule a las empresas que ofertan las comidas chatarra. importante el tema.

Envie su comentario:
Su Nombre:
Su e-mail:
Su comentario:
  Enviar

Aclaración Importante

DIARIO LA PÁGINA se reserva el derecho de editar y/o publicar los comentarios vertidos por nuestros lectores de acuerdo con estándares que no permiten palabras soeces, acusaciones personales, calumnias, lenguaje de odio, racismo y antisemitismo. Las opiniones publicadas en este espacio son de absoluta responsabilidad de quien las escribe.

LA ENTREVISTA

Vicente Coto al frente del DNM bajó los precios de medicamentos y hoy busca ganar alcaldía de Santa Tecla

Vicente Coto luego de servir en el ISRI y la Dirección Nacional de Medicamentos, hoy busca servir a los tecleños si le dan la oportunidad de ser su alcalde desde el 1 de mayo del 2018.

OPINION

ENCUESTA

¿Qué equipo será el campeón de fútbol salvadoreño?