Diario digital de noticias de El Salvador
Opinión Opinión
Para salir del empate catastrófico
17 DE JULIO DE 2017 17:48 | por Geovani Galeas

Recapitulemos. Si se coloca un trozo de hielo en una taza con igual cantidad de agua caliente, habrá un momento de equilibrio entre el calor y el frío, una mera tibieza. El filósofo y político italiano Antonio Gramsci tomó ese pequeño ejemplo de la termodinámica para definir una crisis política como aquél momento en que lo viejo aún no desaparece del todo y lo nuevo todavía no termina de llegar.

“Es en ese momento de equilibrio catastrófico en el que en una sociedad aparecen los monstruos”, decía Gramsci. Para él los monstruos eran el fascismo y Mussolini. En nuestro caso son las pandillas, el crimen organizado, los políticos corruptos, los grandes evasores y elusores fiscales, la falta de esperanza y el creciente malestar social.

En mi columna anterior señalé las posibles causas y los claros indicios de un agotamiento del régimen del 92, surgido de los Acuerdos de Paz. Si todo régimen es la expresión institucional de un pacto político basado en una determinada correlación de fuerzas, todo pacto político fundacional puede ser eventualmente cancelado y sustituido por otro acuerdo de refundación basado, a su vez, en una nueva correlación de fuerzas.

Por otra parte, toda crisis de régimen puede resolverse en sentido progresista o en sentido involucionista, en dependencia del sector o del liderazgo que logra aglutinar a la mayoría social en torno a un nuevo programa político. En todo caso, todo cambio de régimen supone un momento destituyente, más o menos pacífico, y un proceso constituyente refundacional.

Con independencia de cómo consideremos sus resultados ya en retrospectiva, eso es lo que ocurrió en Venezuela en 1989, en Italia en 1992, en Bolivia en 2005, en Ecuador en 2007 y en Grecia en 2013, entre otros ejemplos emblemáticos. El elemento común en esos casos es el colapso de la confianza ciudadana en la clase política gobernante, y la emergencia de un nuevo liderazgo con nulo o muy escaso vínculos con los partidos tradicionales: Hugo Chávez (un militar sin partido), Silvio Berlusconi (un alto empresario sin partido), Evo Morales (un indígena sindicalista), Rafael Correa (un académico sin partido), Alexis Txipras (un intelectual sin partido).

Casos más o menos parecidos, aunque no exactamente en términos de estricto cambio de régimen, lo representan de modo más reciente Donald Trump, en Estados Unidos, y Emmanuel Macron en Francia. Ambos son grandes empresarios que llegaron al poder desde fuera del sistema de partidos políticos.

En nuestro caso, dado que la escalada de los problemas internos en ARENA no se explica, en realidad, ni por personas ni por una sucesión de coyunturas críticas puntuales, sino por todo un proceso de agotamiento de su programa histórico y de ausencia de un verdadero liderazgo, ya que comprar un partido no equivale en ningún caso a dirigirlo políticamente, es presumible que esa formación no está en condiciones de incidir de manera significativa en una cambio de rumbo estratégico del país.

Como ya lo hemos dicho antes, el FMLN por su lado sufre un considerable desgaste en cuanto a sus votantes, pero ese factor parece mínimo en cuanto a sus militantes, por lo que conserva un aparato partidario cohesionado y disciplinado en torno a su dirigencia política.

Esto último implica que si bien no se puede ganar si el FMLN, tampoco se puede ganar solo con el FMLN. Y en este plano la palabra ganar no significa obtener una ventaja que, aunque sea precaria, defina el triunfo electoral, porque en ese caso solo estaríamos prolongando ya de manera suicida el empate catastrófico en mención, sino sobre todo la construcción de una mayoría social, ideológica plural pero con intereses políticos comunes, que viabilice la gobernabilidad e impulse el verdadero cambio político en sentido progresista.

El programa del nuevo régimen no puede ni debe ser otra cosa que la garantía del cumplimiento estricto de las normas democráticas y del Estado derecho. Aquí y ahora ya no se trata de las antiguas utopías revolucionarias, sino de las reformas perfectamente posibles. Aquí nadie está pidiendo la luna, lo que se exige es el cumplimiento efectivo de la Constitución, el respeto verificable de los derechos civiles y políticos de los ciudadanos.

(6) Comentarios

mauro 2017-08-04 09:55:14

Así como existe "el realismo mágico" también existe "la fantasía mágica"......

Esteban Anaya 2017-07-24 10:26:46

En lugar de copiar el principio de la entropía que usó Gramsci (dos cuerpos en contactos tienden a estabilizar su temperatura, según la Teoría general de conservación de la energía) y, ya puestos en Física, es el Principio de Incertidumbre de Heisenberg el que se aplica: no se puede establecer la posición y la velocidad de un electrón al mismo tiempo; o una o la otra pero no las dos a la vez. No hay novedad que se avizore partiendo de lo viejo pues éste, nuestra realidad, no es viejo si no actual. Lo nuevo es utopía que sólo cabe en las ensoñaciones de Galeas. Por tanto, incertidumbre en Física y en política.

Eduardo 2017-07-21 11:38:56

Interesante! y fuera cierta toda la idea...si las nuevas fuerzas políticas tuvieran una filosofía similar en peso a la existente. Pero como vemos que las nuevas fuerzas solo cambian personajes y los cambios ideológicos son mero maquillaje, en el nuevo equilibrio solo habrá un poquito de diferente sabor.

BRILLANTE!!! 2017-07-20 13:32:47

Brillante... excelente artículo, hay que mencionar que en el país tenemos un candidato empresario e intelectual con muy escaso vínculo con un partido político... ahora aquellos analistas que decían que los presidentes no se elijen sino que se "votan" deben entender que ahora el futuro presidente si se está eligiendo y la cúpula de ese partido tendrá que postularlo, se está eligiendo por parte de la ciudadanía y eso lo reflejan absolutamente todas las encuestas. Enhorabuena tu articulo Geovani.

ISAAC MARTINEZ 2017-07-18 14:31:07

YO SIEMPRE DISFRUTO LEER UN BUEN ANALISIS.

alberto argueta 2017-07-18 08:46:29

Excelente análisis de la coyuntura política actual.

Envie su comentario:
Su Nombre:
Su e-mail:
Su comentario:
  Enviar

Aclaración Importante

DIARIO LA PÁGINA se reserva el derecho de editar y/o publicar los comentarios vertidos por nuestros lectores de acuerdo con estándares que no permiten palabras soeces, acusaciones personales, calumnias, lenguaje de odio, racismo y antisemitismo. Las opiniones publicadas en este espacio son de absoluta responsabilidad de quien las escribe.

LA ENTREVISTA

Howard Cotto: “La moral de las pandillas está abajo… se han capturado a los cabecillas más importantes de la MS a nivel nacional”

Literalmente les ha declarado la guerra a los delincuentes que toquen uno de sus compañeros. “Los vamos a buscar hasta debajo de las piedras, si oponen resistencia les lloverá fuego y se van a...ampliar

OPINION

Francisco José Fermán

La política no tiene rostro

ENCUESTA

¿Debe el partido ARENA adelantar los comicios internos para elegir su candidato presidencial?