Diario digital de noticias de El Salvador
Opinión Opinión
Lo que queda de Venezuela
22 DE JULIO DE 2017 07:51 | por Joaquín Villalobos
El régimen de Maduro se está convirtiendo en el sepulturero de la ‘Revolución Bolivariana’. Enfrentado a una coalición de fuerzas de centro que creen en la democracia y el mercado, es un modelo muerto y nada puede recuperarlo.
 
En Latinoamérica están en marcha tres transiciones que golpean a la extrema izquierda: el fin de la lucha armada en Colombia; el retorno gradual, pero irreversible, de Cuba al capitalismo; y el final de la Revolución Bolivariana.Venezuela es el eje de estas tres transiciones. Con más de 400 presos políticos y la negación a la alternancia mediante elecciones libres, el régimen chavista se destapó como dictadura. Después del intento de Fujimori, se acabaron en el continente las dictaduras de extrema derecha y tras casi 40 años de democracia solo quedan las dictaduras de extrema izquierda en Cuba y Venezuela. En este contexto, los 100 días de protestas contra Maduro se han convertido en la rebelión pacífica más prolongada y de mayor participación en la historia de Latinoamérica. Ninguna dictadura anterior enfrentó un rechazo tan contundente.
 
Si Nicolás Maduro hubiese aceptado el referéndum revocatorio en el 2016, posiblemente hubiera perdido conservando un 40% de los votos. Pero ahora cada día que pasa su soporte es menor, con lo cual Maduro se está convirtiendo en el sepulturero de la Revolución Bolivariana. Es totalmente falso que en Venezuela haya una lucha entre izquierda revolucionaria y derecha fascista; el régimen venezolano está enfrentado a una coalición de fuerzas esencialmente de centro que incluye a partidos, líderes, organizaciones sociales e intelectuales de izquierda que creen en la democracia y el mercado. Lo que está en juego en Venezuela es el futuro del centrismo político en Latinoamérica, porque en esta ocasión, las fuerzas democráticas no son compañeros de viaje de extremistas ni de derecha, ni de izquierda. La derrota del extremismo abre la posibilidad de alcanzar una mayor madurez democrática en el continente.
 
Chávez pudo darle unos años más de vida al régimen cubano que ahora, literalmente, está buscando desprenderse de la teta petrolera venezolana para agarrarse de la teta financiera norteamericana. Hace 18 años era intelectualmente obvio que la Revolución Bolivariana tenía fecha de caducidad. La historia de sube y baja de los precios del petróleo y los avances tecnológicos volvían absurda la pretendida eternidad de un socialismo petrolero que permitiera repartir sin producir. Sin embargo, izquierdistas de toda Latinoamérica, España, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y del resto del mundo vieron en Hugo Chávez la resurrección del mesías y en Venezuela el renacimiento de la utopía que había muerto en Europa Oriental y agonizaba en Cuba. La euforia fue tal que, para muchos, ser de izquierda implicaba aplaudir a Chávez y no criticar a Fidel Castro. La chequera venezolana compró lealtades a escala universal. Sin duda el final del régimen dejaría perdedores en todas partes, por eso sigue conservando defensores y obteniendo silencios.
 
Pero, finalmente, tal como era previsible, se produjo la implosión del socialismo del siglo XXI y la crisis humanitaria que ha generado es descomunal; la fiesta del despilfarro revolucionario y del robo oportunista ha terminado. El modelo chavista saltó de la inclusión social a la multiplicación exponencial de la miseria. El modelo está muerto y absolutamente nada puede recuperarlo. El régimen de Chávez fue el único de los llamados bolivarianos que le declaró una guerra abierta al mercado con expropiaciones que acabaron con la economía de Venezuela. Ahora solo le queda la fuerza bruta del carácter militar que siempre tuvo. Las ideas que acogió Chávez fueron más una oportunidad para la tradición militarista venezolana que una definición ideológica. El principal factor de cohesión de la Revolución Bolivariana nunca fue la ideología, sino el dinero. Con los billones de dólares en ingresos petroleros fue fácil que un grupo de militares se decidiera, para beneficio propio, confesarse izquierdistas.
 
Es falso que en Venezuela haya una lucha entre izquierda revolucionaria y derecha fascista.
 
Los militares venezolanos tienen más generales que Estados Unidos, ocupan miles de puestos de gobierno, han armado paramilitares, se han involucrado en el narcotráfico, han intervenido y expropiado empresas, se benefician de la corrupción, controlan el mercado negro, reprimen, apresan, torturan, juzgan y encarcelan opositores. En 17 años los militares han matado casi 300 venezolanos por protestar en las calles. En la historia de las dictaduras latinoamericanas no ha existido una élite militar que haya podido enriquecerse tanto como la venezolana y todo esto lo han defendido como “revolución popular” los extremistas de izquierda en todo el planeta. La plata venezolana logró que intelectuales de primer y tercer mundo establecieran que los antes “gorilas derechistas” fueran reconocidos como un fenómeno revolucionario.
 
En el pasado, los revolucionarios latinoamericanos fueron perseguidos por Estados Unidos; los bolivarianos, por el contrario, tienen propiedades y cuentas bancarias en Florida. A Venezuela no necesitan invadirla como a Cuba, tampoco requieren armar contrarrevolucionarios como lo hicieron con Nicaragua. La Revolución Bolivariana no depende de Rusia, ni de China, sino de que su enemigo, el “imperialismo yankee”, le siga comprando petróleo. Venezuela cubre solo el 8% del mercado estadounidense. Suspender esa compra no afectaría a Estados Unidos y no sería una agresión, sino una decisión de mercado. Por ello, aunque parezca inaudito, Maduro sigue gobernando gracias a la compasión de Donald Trump. No hay argumento antimperialista que valga, Estados Unidos no ha metido su mano en Venezuela como la metió en Chile, República Dominicana, Panamá o El Salvador.
 
Los enormes progresos en bienestar logrados por el centroizquierda en Costa Rica, Chile, España y, no digamos, Suecia, Noruega o Dinamarca respetando la democracia y el mercado contrastan con el desastre social y económico de Cuba y Venezuela. Es incomprensible la terquedad de los utópicos de querer hacer posible lo imposible. Chávez no inventó un nuevo socialismo para el siglo XXI, sino que repitió el camino equivocado al pelearse con las fuerzas del mercado y ahora sus herederos hacen lo mismo contra la democracia.
 
Los bolivarianos bajaron la producción del petróleo y despilfarraron unos ingresos históricos
 
El supuesto marxista era que la Revolución Bolivariana lograría el desarrollo de las fuerzas productivas, pero, al igual que en Cuba, lo que hubo fue destrucción de las fuerzas productivas. Los bolivarianos hicieron retroceder la producción de petróleo y despilfarraron los ingresos más altos que ha tenido Venezuela en toda su historia. Pero no solo se contradijeron con Carlos Marx. En Venezuela a los de arriba se les ha vuelto imposible gobernar, hay un agravamiento extremo de la miseria de la gente y existe una intensificación extraordinaria de la lucha popular.
 
Estas son las tres condiciones que estableció Vladímir Lenin para reconocer la existencia de una situación revolucionaria. Qué triste debe ser comprarse una revolución de mentiras y ser derrotado por una de verdad. Como dice Rubén Blades en su canción: “Sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas”.

Columna publicada el 21 de julio en el períodico EL PAIS. 

(77) Comentarios

Justo Armas 2017-08-18 10:24:02

! Carlos Fonseca, Augusto sandino, Jose Marti, El Che, Jose de San Martin, Simon Blanco, Jaime Bateman, Emiliano Zapata, Pancho Villa, Francisco Madero, Venustiano Carranza, Los hermanos Magon, Pedro Pablo Castillo, Anastazio Aquino, Farabundo Marti, Rafael Arce Zablah, Lil Milagro Ramires, Salvador Cayetano Carpio, Y Joaquin Villalobos : Columnas De acero de la revolucion de america latina.!

BORIS 2017-08-16 22:57:03

JUSTITO Y QUE DE FRTS? JODER UD LUSTRE BOTAS COMO QUINCHITO AUN HAY SALVADORENOS Y LE ASEGURO QUINCHITO ...........HASTA QUE ELOS DIGAN RESPIRARA

NI MADRES 2017-08-16 22:47:44

JUSTO LUIS BURGOS ESTUDIATE DE MEDICINA ??? TU EN LA UES??wowowowo \HAY DIOS NO ENTIENDO JAJAJAJJA QUE MAL DE VERDAD QUE SI.

NI MADRES 2017-08-16 22:18:51

opinar??? SI JUAQUIN ES UN TRAIDOS ASESINO A MUCHOS COMPAS. ROQUE DALTON, ANAYA , ENTRE OTROS. JODER SE ABRIGA CON LA SABANA DE LA OLIGARQUIA. ALEJENSE DEL MAL

juan jose savio 2017-08-16 16:03:45

El fin de la lucha armada en Colombia, también implica que te quedaste sin empleo como asesor antiinsurgente del gobierno colombiano.

Justo Armas 2017-08-16 12:45:44

Morazan, Perquin, eL Canton la Guacamaya, La radio Venceremos, la Brigada Rafael Arce Zablah, Son los simbolos maximos de la revolucion de El salvador, y esos simbolos Tienen un padre : El Ejercito Revolucionario de el Pueblo, y el nombre de Joaquin Villalobos indisolublemente ligado a esos simbolos eternos de nuestra historia.!

manuel 2017-08-15 22:03:11

El gran comandante de comandantes Don Joaquin Billalovos tiene que decir donde esta enterrado EL MAXIMO POETA NACIONAL. LA HISTORIA JAMAS LO ABSOLVERA SI NO PIDE PERDON POR ESTE CRIMEN.

manuel 2017-08-15 21:52:33

HEY,BOMBERITO. DONDE ENTERRASTE A ROQUE? EL PUEBLO RECLAMA TU RESPUESTA. PEDI PERDON POR TU CRIMEN PORQUE LA HISTORIA JAMAS TE ABSOLVERA.

Manuel 2017-08-15 20:43:43

Hey, Justo Armas. Si sos salvatrucho Lee a Roque Dalton y San Romero de America Y olvidate de AVENTUREROS Y MILITARISTAS que mal pario este paisito.

manuel 2017-08-15 20:29:56

Quincho Barrilete padece diarrea mental.Es un perico repitiendo el mismo discurso lacerante contra la izquierda Latinoamericana.Lo unico que hace es cambiar de tema.Asi, como lo aprendio en oxford.

Justo Armas 2017-08-13 18:32:41

Hay Hombres que luchan un dia y son buenos, hay Hombres que luchan muchos dias y son mejores, hay quienes luchan por decadas y son exelentes pero hay algunos que luchan por toda una vida, esos son los imprescindibles. Joaquin Villalobos es un imprescindible.!

mira villalobitos.... 2017-08-12 13:38:35

mejor decí donde está el poeta. Y para Justo Armas: creo que estás loco, pobre cerebruto el que tenés, perdón quise escribir cerebrito, ja ja ja, de verdad que estás chiflado.

betío 2017-08-11 14:00:26

Mejor callate maldito traidor que vos has sido pagado para hablar toda esta basura porque por gente como vos es que nuestro país no progresa y estoy 100% seguro que Marena te ha pagado para que hables todo este tipo de Bobadas y por supuesto que George W. Bush y Donald Trump son tus ídolos. Si te ofrecen todo el pisto de Lionel Messi y de Cristiano Ronaldo a cambio de matar a tu familia yo se que lo harías. El dinero lo es todo para vos y lo has demostrado.

compa 2017-08-09 11:21:35

PARA QUE SE LES RETUERZAN LAS TRIPAS A LOS TONTOS ÚTILES, AUN NO COMPRENDEN QUE ELLOS SON LA EXCEPCIÓN DE LA REGLA Y QUE EL MUNDO DEMOCRÁTICO Y LIBRE NO SOLO RECHAZA LA DICTADURA DE MADURO! LA REPUDIA! PERO PARA LOS TONTOS ÚTILES SOLO APLICA LA DOBLE MORAL Y LA DOBLE CARA! HIPÓCRITAS! USTEDES SON COMUNISTAS Y NO CREEN EN LA DEMOCRACIA! LO QUE QUIEREN ES SOCAVARLA PARA DESTRUIRLA! La oposición salvadoreña contra la dictadura, de la cual formaban parte el Partido Comunista salvadoreño y las llamadas organizaciones populares, unió en su momento a todos aquellos que se oponían a un régimen militar dictatorial, represivo, corrupto, que cometía fraudes electorales y que controlaba el sistema judicial para que nunca tocara a sus socios y en cambio se utilizara para frenar a los opositores. Hoy estas mismas características definen a Venezuela. Las diferencias entre aquellas dictaduras latinoamericanas y el actual gobierno venezolano es que este régimen autoritario se dice de izquierdas y aquellos eran de derechas; y que el presidente no es el hombre fuerte. Maduro es un títere del ejército. La cabeza visible de una cleptocracia. Aislado cada vez más por la comunidad internacional, el gobierno de Maduro cuenta apenas con algunas escasas simpatías en América Latina; entre ellas la de El Salvador. El gobierno de Sánchez Cerén ha felicitado “al pueblo venezolano” por el reciente golpe al Congreso ejecutado por el poschavismo y ha declarado su apoyo y solidaridad con el régimen venezolano. A las deudas políticas del FMLN con el chavismo, que pasan al menos por los programas Alba y al encumbramiento de los gobiernos de izquierda en los mejores años del boom petrolero, no debe responder el gobierno como representante del Estado aplaudiendo los graves atentados contra la democracia y contra los derechos humanos que ha perpetrado el régimen encabezado por el presidente Maduro. En cuatro meses, en Venezuela, 120 personas han sido asesinadas en las manifestaciones contra el gobierno; casi todas ellas por disparos perpetrados en su mayoría por la policía y el Ejército venezolano y en menor medida por grupos de civiles armados, tanto leales como opositores; el gobierno de Maduro ha restringido los derechos de reunión y participación política; de libertad de expresión; y negó el ingreso al país a varios periodistas extranjeros críticos al régimen. A la derrota en la última elección parlamentaria, que instaló hace dos años a una mayoría opositora en el Congreso, Maduro respondió llamando inconstitucionalmente a una Asamblea Constituyente para la que no solo prohibió las candidaturas desde partidos políticos, sino que además los candidatos tuvieron que ser aprobados por el Consejo Electoral. Los candidatos seleccionados y electos “desde la sociedad civil” son simpatizantes del gobierno; incluyendo a la esposa de Maduro y a varios ministros que dejaron sus cargos para participar en el proceso. Maduro también se negó, contra lo que establece la constitución redactada a la medida de Chávez, a someter la convocatoria a un referéndum. Pero el fraude desde el diseño del proceso no fue suficiente; la crisis del régimen es tan grave que tuvieron que manipular las cifras. El fraude ha sido tan escandaloso que la empresa contratada desde los años de Chávez para los recuentos electorales, Smartmatic, ha salido públicamente a decir que los resultados anunciados por la autoridad venezolana no son los que arrojó el procesamiento de votos de su empresa; y que la diferencia es de al menos un millón de votos. El primer acto de la instalada Constituyente fue destituir a la fiscal general, que en los últimos meses ha denunciado graves violaciones al Estado de Derecho por parte del gobierno de Maduro y que, según sus propias declaraciones, fue destituida por la información que estaba procesando contra altos funcionarios. Ante tales atentados contra la democracia, la comunidad internacional europea y latinoamericana se ha manifestado mayoritariamente en contra de reconocer los resultados de este proceso. Una de las escasas naciones que reconocen esta elección constituyente es El Salvador. No solo es una torpeza política por lo que nos aleja de la comunidad latinoamericana, sino que es una traición a la propia historia salvadoreña de lucha contra las dictaduras. El FMLN, que ahora administra el Estado, no puede seguir apoyando a un gobierno autoritario como el de Maduro. No si pretende representar los intereses de nuestro país. No se trata de cálculos electorales, se trata de congruencia, de decencia y de compromiso con los principios democráticos que acordaron respetar en 1992. El domingo pasado hubo ya un intento de rebelión militar en un cuartel venezolano, cuyos detalles son aún desconocidos. Pero esperar que la solución pase otra vez por un golpe orquestado por el ejército es también contrario a las lecciones de la historia latinoamericana. Lo urgente es la unidad latinoamericana para exigir el respeto a la democracia y comenzar el desmantelamiento de un régimen militar corrupto, abusivo, represor, fraudulento y antidemocrático. El Salvador debe unirse a esa comunidad, que es además la mejor manera de alejar de una vez por todas el fantasma de la absolutamente indeseable intervención estadounidense; y de abrir la puerta a que el proceso de restablecimiento democrático en Venezuela se haga con el acompañamiento de los latinoamericanos. Eso se acercaría mucho más al sueño de Bolívar, que Maduro ha traicionado.

Justo Armas 2017-08-08 10:05:14

El Ejercito Revolucionario De El Pueblo, Brazo Armado De eL Partido De la Revolucion De El Salvador ( ERP-PRS) Tiene El Cielo por Sombrero, Y Joaquin Villalobos Es su comandante En jefe.!

1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  6    >>
Envie su comentario:
Su Nombre:
Su e-mail:
Su comentario:
  Enviar

Aclaración Importante

DIARIO LA PÁGINA se reserva el derecho de editar y/o publicar los comentarios vertidos por nuestros lectores de acuerdo con estándares que no permiten palabras soeces, acusaciones personales, calumnias, lenguaje de odio, racismo y antisemitismo. Las opiniones publicadas en este espacio son de absoluta responsabilidad de quien las escribe.

LA ENTREVISTA

Howard Cotto: “La moral de las pandillas está abajo… se han capturado a los cabecillas más importantes de la MS a nivel nacional”

Literalmente les ha declarado la guerra a los delincuentes que toquen uno de sus compañeros. “Los vamos a buscar hasta debajo de las piedras, si oponen resistencia les lloverá fuego y se van a...ampliar

OPINION

Francisco José Fermán

La política no tiene rostro

ENCUESTA

¿Debe el partido ARENA adelantar los comicios internos para elegir su candidato presidencial?