Diario digital de noticias de El Salvador
Opinión
El neoliberalismo no es un cuento
25 DE OCTUBRE DE 2017 14:21 | por Geovani Galeas

 En los años 30 surgió una polémica que en gran medida ha marcado la dirección de la economía mundial hasta nuestros días. Me refiero al debate entre las ideas de dos grandes economistas: el inglés John Maynard Keynes y el austriaco Friederich Hayek, ambos forrmados en el liberalismo clásico en las universidades de Cambridge y de Viena respectivamente.

De manera muy escueta puede decirse que mientras Keynes proponía la intervención reguladora y fiscalizadora del Estado en la economía, Hayek alegaba que el mercado es tanto más eficiente y benéfico para todos en cuanto más se libera de la intromisión del Estado. El mercado libre se autorregula por sí mismo, afirmaba Hayek.

Ambos vivieron muy jóvenes los horrores y las terribles consecuencias de la primera guerra mundial (1914-1918), pero habían sacado conclusiones diametralmente opuestas de esa experiencia. Para Keynes, lo que condujo a la guerra fue precisamente el fracaso de la idea del mercado autorregulado y en libertad absoluta (el famoso “dejar hacer, dejar pasar”)), una idea  que se había venido forjado desde el siglo XIX.

Según Keynes ese modelo, al provocar la excesiva concentración de la riqueza en pocas manos y fomentar la desigualdad, desembocaba inevitablemente en la descohesión social y la inestabilidad política. De hecho, cuando esa guerra terminó, Keynes advirtió que, si se persistía en el mismo modelo, no solo sobrevendría pronto otra gran crisis económica sino también una nueva guerra aún más devastadora.

Nadie quiso escucharlo y, en efecto, la gran crisis de la economía capitalista se desató en 1929 y la nueva guerra mundial estalló en 1941. El sistema capitalista estaba en ruinas.

Pero las tesis de Keynes fueron la base para resolver la crisis, primero en Estados Unidos, y luego para garantizar, después del fin de la guerra mundial, en 1945, una complementación armoniosa entre el capital y el trabajo. Los gobiernos de las democracias capitalistas crearon sistemas de seguridad y protección social, intervinieron en la regulación de los mercados financieros e impusieron controles a la industria y al comercio, crearon poderosas empresas públicas, conquistaron prácticamente el pleno empleo y legislaron en favor de las garantías y los derechos laborales.

Claro, dígale a un miembro de Arena, Anep y Fusades que usted está de acuerdo con esto y de inmediato lo acusaran de comunista, , aunque no sepan cómo explicar que el más decidido impulsor de todas esas media no hayan sido ni Lenin ni Mao sino el mismísimo presidente estadounidense Franklyn D. Eoosvelt.

Era el Estado interviniendo decididamente en la economía. Como resultado del keynesianismo y durante 30 años, el capitalismo refloreció, la economía en Europa, Estados Unidos y Japón, creció de manera sostenida y se redujo la desigualdad social. Fue el periodo del llamado Estado de Bienestar.



Pero también  hay que decir que esa bonanza solo favoreció a los países centrales o desarrollados industrialmente. En la periferia subdesarrollada -Asia, África y América Latina-, estalló la revuelta contra los poderes imperiales y coloniales, en tanto que al interior mismo de los países centrales los ciudadanos comenzaron a exigir más libertades y derechos (la rebelión de los jóvenes, las mujeres y las minorías afínales de los años 60). 


Ante las primeras señales de una nueva crisis del capitalismo se plantearon dos alternativas: desde la izquierda se proponía una ampliación o radicalización de la democracia para satisfacer las nuevas demandas ciudadanas; mientras que desde la derecha se pregonaba la cancelación del Estado de Bienestar y la vuelta al mercado libre autorregulado. El nombre de Keynes comenzó a eclipsarse, y el de Hayek cobró nuevos brillos hasta el punto en que, en 1974 fue galardonado con el Premio Nobel.


Por ese tiempo, uno de sus discípulos, Milton Friedman, de la Universidad de Chicago, diseñó un plan económico para la dictadura chilena del general Augusto Pinochet. Ese plan, fundamentalmente desrregulador, reductor del papel del Estado y privatizador, provocó un inmediato pero aparente impacto positivo reflejado sobre todo en la macroeconomía, y muy pronto comenzó a hablarse del “milagro económico chileno”.

A finales de los años 70 y principios de los 80 llegan al poder Margaret Thatcher y Ronald Reagn, en Inglaterra y Estados Unidos respectivamente, y ambos aplican el modelo inspirado por Hayek y concretado por Friedman, mismo que comenzó a ser tipificado como neoliberal. Hacia 1983, un grupo de grandes empresario salvadoreños, entre ellos Alfredo Cristiani, envían una delegación a estudiar en el terreno la ya entonces famosa solución chilena.

En espera de que el entonces recién fundado partido Arena llegara al poder, deciden replicar aquí el laboratorio neoliberal y para ello crean un tanque de pensamiento, Fusades, con fonfos donados por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID.

Hacia 1989 se genera el llamado Consenso de Washington, basado en diez puntos que los organismos financieros internacionales creían que los gobiernos debían implementar para corregir los problemas de la economía y de la política. Se trataba de la máxima consagración del modelo neoliberal.


Curiosamente, ese mismo año llega al poder Arena. El nuevo presidente sería Alfredo Cristiani, uno de los socios fundadores de Fusades, y cuyo gabinete económico en pleno estaría formado por los técnicos de esa fundación formados bajo la tutela de los Chicago Boys de Hayek y Friedman.


En resumen, el neoliberalismo significa el triunfo de la lógica del capital a escala global, la reversión de las conquistas y los derechos que los trabajadores ya habían alcanzado, la cancelación del papel subsidiario del Estado, el paso de la economía productiva real al de la espectral economía basada en la especulación financiera. Sus consecuencias más visibles y verificabls en toda América Latina son el desempleo, el subempleo o empleo informal, la precarización de las condiciones laborales, el crecimiento de la pobreza y de la extrema pobreza. No, el neoliberalismo no es un cuento.

 

 

(13) Comentarios

EL SALVADOR 2018-02-20 13:47:13

CON TODO RESPETO PARA LOS CHICAGO BOOYS ESTE MODELO PARTE DE DOS PILARES FUDAMENTALES. UNO ES UNA PUEBLO EDUCADO Y DOS, UN TERRITORIO RICO EN RECURSOS NATURALES. HOY VEMOS EL RESULTADO DE NO TENER ESTA BASE.MUEREN 10 SALVADOREÑOS TODOS LOS DIAS.

EL SALVADOR 2018-02-20 13:38:28

EL RESULTADO DE ESTA POLITICA NEOLIBERAL EN NUESTRA ECONOMIA ES CLARO. SOMOS UNO DE LOS PAISES MAS VIOLENTOS DEL MUNDO. NUESTRA ECONOMIA ES LA QUE MENOS CRECE EN LA REGION.

Hilo Mental 2017-10-30 19:12:53

Tiene mucha razón, el neoliberalismo no es un cuento. De igual manera el "Socialismo del Siglo XXI" no es un cuento, en algunos países ya es evidente el daño ocacionado, en unos treinta años otro analista de cuarta o quinta categoría estará haciendo un análisis basado el los artículos escritos por eruditos y dirá que fue una teoría que nació muerta y que es imposible calcular el daño que ha hecho. Las ideas extremas son nocivas, cuando empezaremos a pensar en función de país en vez de defender ideologías fallidas con argumentos convenientes.

Hector Mozote 2017-10-29 18:13:59

Bastante bien el análisis. Solo se perdió en la última parte. Cuando menciona que triunfó el neoliberalismo. En Latinoamérica tal vez, pero no en lo Estados Unidos. Aun en la época de Reagan los programas de seguridad social continuaron. Se reformaron en la época de Bill Clinton, bajo el liderazgo del congreso que después de 75 años de estar en manos de los demócratas paso a manos de los republicanos y bajo el mando de Newt Gingrich, reformaron el welfare o seguro social. Pero nunca los programas de seguridad social en EEUU han dejado de existir. El problema es obvio. La implementación de los principios económicos de libre empresa, sin el establecimiento de programas de seguridad social es un desastre para los más pobres; ese es el caso salvadoreño. La economía debe respetarse en sus principios fundamentales, son leyes económicas. La seguridad social es política que debe implementarse paralelamente al buen manejo de la economía no en contra del buen manejo de la economía. Una economía

HAY MUCHA RAZON CONTRA CUALQUIER PANFELTO PAGADO POR LA ULTRADERECHA 2017-10-27 11:04:57

EN ESTO ESTOY TOTAMENTE DE ACUERDO: dígale a un miembro de Arena, Anep y Fusades que usted está de acuerdo con esto y de inmediato lo acusaran de comunista, , aunque no sepan cómo explicar que el más decidido impulsor de todas esas media no hayan sido ni Lenin ni Mao sino el mismísimo presidente estadounidense Franklyn D. Eoosvelt.

Justo Armas 2017-10-27 09:13:58

A principios de los 70s Rafael Arce Zablack, uno de los fundadores de El ERP, fue comicionado para desarrollar un analicis de la realidad economica de el pais, en esos trabajos el ERP establecio que la oligarquia estaba abandonando la caficultura debido aque Brazil habia inpuesto el sistema de cuotas para la exportacion de cafe, esto era un duro golpe ala oligarquia caficultora ya que le limitaba su acumulacion capitalista, entonces comensaron a mover su capital hacia el sector financiero especulativo que les permitiria mejores tazas de ganancia, y la unica manera de haser esa transferncia de capital de el agro hacia el sector financiero fue a traves de imponer su proyecto por medio de una dictadura militar en escalada. al final eso es lo que tenemos la oligarquia se salio de la caficultura y metio todo su capital en el sector financiero especulativo, El ERP-PRS Tenia la razon.!

Muy mal su tesis, no sabe que P. está diciendo. Tipico guanaco naco 2017-10-26 16:32:48

La economía no es su tema, no sea ignorante haciendo el ridiculo con articulos baratos. Usted hace bien en escribir las estupideces que ha hecho la izquierda en El Salvador, pero no domina materias que se necesita más investigación y objetividad. No sea tan P.

jose ramos 2017-10-26 13:41:05

Juan Pueblo o sea Yo, lo que necesitamos es saber como se hace eso, como se logra que Juan Pueblo tenga la justicia (equitativa)a su favor en todas las necesidades como seres humanos, hechos a imagen y semejanza.

Urgente Decisión entre Civilización o Barbarie Neoliberal 2017-10-26 13:07:24

En 1974 la OPEP fija los precios del petróleo con un criterio político, generando el precedente de apartarse del criterio de fijación basado en el equilibrio de la oferta y la demanda, premisa básica a la que obedecía la lógica matemática del modelo Keynesiano; como consecuencia se experimenta por primera vez la deflación, es decir la caída sostenida de la demanda y los precios, generando recesión y desempleo. Mientras tanto, la narrativa eufemista de la escritora Ayn Rand vino a potenciar y a proveer de estética y por lo tanto de aceptación, a él hasta entonces impresentable discurso egoísta neoliberal de privatizar las ganancias y socializar las perdidas, promovido desde el “Institute for Economics Affairs” primer “Tanque Pensante” Neoliberal creado en Londres para influir la Academia. Así logran por primera vez albergue en la Universidad de Chicago. El relato neoliberal basado en sofismas ha fracasado en aportar soluciones y ha agravado los problemas económicos sociales en El Salvador, sin embargo el relato barbárico neoliberal ha sido en extremo triunfante en asentarse como hegemonía cultural. Su desmantelamiento solo puede comenzar a implementarse desde el ámbito de una reingeniería de los valores culturales, en los que la educación en el relato civilizatorio y la experiencia cotidiana juegan el rol primordial.

Justo Armas 2017-10-26 13:05:21

Uno de los talones de Aquiles de el fmln actual esque sus dirigentes no entienden de economia, y esto es debido al hecho que los cuadros fundadores que conocian de economia murieron tenpranamente, y dejaron un gran vacio que nadie pudo llenar, me refiero concretamente a Lil Milagro ramires, que su especialidad era leer y conocer de economia, Rafael Arce Zablack que estudio a fondo las principales tesis economicas de el marxismo y aplico de una manera creativa esa teoria ala realidad nacional, felipe pena, estos jovenes eran muy versados en temas economicos,les gustaba debatir y siempre estaban en busqueda de conocimientos, eran incansables, no eran araganes, no les daba miedo los libros. todo lo comtrario de los dirigentes actuales de el fmln que no saben nada de economia y le tienen miedo al conocimiento.!

sam enrique 2017-10-25 17:27:33

Una sociedad debe de estructurarse de abajo para arriba, no de arriba hacia abajo como lo proponen los neoliberales o capitalistas oligarcas que en conclucion es la institucionalizacion de la corrupcion, el ladronismo, y la manipulacion. Si, en verdad queremos expulsar a los neoliberales del poder economico debemos de hacer una restructuracion nacional de todo en el pais, pero para ello debemos de mantener a los areneros corruptos oligarcas lejos del poder ejecutivo, lejos de los Magistrados- FGR, y finalmente lejos de la asamblea. Si Arena tuviera 26 o menos diputados en la Asamblea, se podrian cambiar el curso ilogico y ahogante que tomo el pais desde que arena justifico el pillaje de nuestras instituciones, nuestros recursos como su infamosa privatizacion que es y nada menos la JUSTIFICACION DEL ROBO O EL HURTO de las propiedades ajenas que de una manera fraudulenta se han posesionado estos ladrones de la era moderna. Antes lo hacian a punta de pistola, fusil, con sus mercenarios.

sam enrique 2017-10-25 16:43:14

El neoliberalismo es la justificacion de la maldad del capital en manos de individuos sin escrupulos y de dudosa reputacion.

Justo Armas 2017-10-25 15:43:03

Correcto...el liberalismo no es un cuento...por eso necesitamos una izquierda de verdad.!!! que no le bese las nalgas alaoligarquia!!!!

Envie su comentario:
Su Nombre:
Su e-mail:
Su comentario:
  Enviar

Aclaración Importante

DIARIO LA PÁGINA se reserva el derecho de editar y/o publicar los comentarios vertidos por nuestros lectores de acuerdo con estándares que no permiten palabras soeces, acusaciones personales, calumnias, lenguaje de odio, racismo y antisemitismo. Las opiniones publicadas en este espacio son de absoluta responsabilidad de quien las escribe.

#HacemosMasPorLaGente

LA ENTREVISTA

Javier Simán / Fotografía publicada en Forbes, México

Javier Simán: La economía salvadoreña crece por esfuerzo de los empresarios no del gobierno

Simán opinó que el país necesita un gobierno que genere confianza, que no cambien las reglas de la inversión y facilite el comercio y estimule proyectos de emprendimiento.

OPINION

Francisco José Fermán

La nueva derecha en El Salvador

Francisco José Fermán

Mas que un gobernante, un estadista

ENCUESTA

¿Quién de estos candidatos a diputados por ARENA podrían ganar un curul?