Diario digital de noticias de El Salvador
Nacionales Testimonio de un ex pandillero de la mara 18 que opera en La Campanera, Soyapango
La Campanera: "Me arrepiento, hoy alabo a Dios" (cuarta entrega)

Un ex pandillero que convivió en las casas destroyer de La Campanera con Carlos Mojica, alias el "viejo lin" y con otros pandilleros, narra o que tuvo que pasar para sobrevivir en la pandilla y como ahora, alejado de ese mundo, ha fortalecido su fe religiosa.

Tuvo que abandonar su país para evitar su muerte en El Salvador, donde cometió desde robos hasta asaltos, violaciones y participó en complicidad en homicidios.

Esta es su historia contada a LA PÁGINA amparado en el anonimato.

13 DE SEPTIEMBRE DE 2009 10:32 | por Redacción de La Página

Cuando la ambulancia llegó al hospital Rosales el médico de turno ni siquiera preguntó el nombre del paciente. De inmediato lo pasó a la sala de máxima urgencia.

Dos operaciones, una para cortarle una parte del intestino grueso y otra para recomponerle tres costillas rotas una de las cuales se había incrustado en un pulmón, permitieron salvarle la vida a Jorge (nombre ficticio), quien había sido trasladado al hospital desde la colonia La Campanera, en la periferia de Soyapango,

Era noviembre de 2001 y Jorge, entonces de 18 años, había aceptado ser brincado (recibir una paliza) para tener derecho a ser parte de la mara 18. Junto a Jorge otros dos jóvenes pasaron el ritual, solo que Jorge, a quien bautizaron como el “liro boy”, recibió una paliza doble porque no se iba a tatuar.

“Yo estudiaba noveno grado en el centro escolar de La Campanera y todos los días miraba como los pandilleros se divertían y siempre tenían dinero, me hice amigos de algunos de ellos y rápido me convencieron”. Al terminar el año escolar decidí dar el brinco. Nos juntaron a tres batos y nos llevaron a la zona verde, donde a las 5:00 de la mañana de un sábado de noviembre nos dieron la bienvenida”.

“El Viejo Lin”, el mero brother” me dijo que me tatuara esta calavera en la espalda y el 18 en la frente, acepté la calavera pero rechacé el 18, por lo que me propinaron 36 segundos de paliza. Producto de la paliza Jorge quedó moribundo, perdió el conocimiento y los pandilleros decidieron llevarlo a una casa destroyer de La Campanera.

“Antes de que se nos muera aquí, vamos a tirarlo a Apulo”, dijo uno de los jefes de la pandilla. Otro propuso esperar la noche y llevarlo a la zona verde de la colonia para que los vecinos hallaran el cadáver. Sin embargo, Jorge comenzó a respirar por lo que uno de los líderes llamó a la Cruz Roja.

Dentro de la ambulancia a Jorge le acompañó una pandillera sin tatuaje, quien al dar su identidad en el hospital, dijo ser la hermana mayor del paciente y dio un nombre falso suyo y de Jorge. Ella contó a los paramédicos que su “hermano” había sido atacados por pandilleros de la MS en La Campanera porque lo habían confundido.

Durante un mes Jorge permaneció en el hospital y apenas recuperó el conocimiento una pandillera lo fue a visitar y amenazó con matar a sus parientes si revelaba su verdadera identidad y la forma en que fue golpeado. Su madre lo buscaba en delegaciones policiales y en hospitales, pero nunca lo encontró.

“Cuando recibí el alta dos batos me llegaron a recoger, uno de ellos conducía un carro todoterreno polarizado robado y en él me llevaron a La Campanera, me metieron a una casa destroyer y me dejaron bajo el cuido de dos “brother”, de la cual no salí hasta que a finales de diciembre ya estaba recuperado.

Cuando llegué a la casa de mi madre, ella se puso a llorar y tuve que contarle la verdad. En vez de comprenderme me echó de la casa y fue entonces que decididamente me metí al barrio, ellos pasadon a ser mi familia. La mara 18.

Nos juntábamos en una de las casas conquistadas (viviendas abandonadas por sus propietarios) donde consumíamos droga, bebíamos y teníamos sexo con prostitutas que todas las noches llevábamos. Siempre habían batos que llevaban rollos de dinero y vehículos de lujo robados para que salieramos al centro de San Salvador. Nos juntábamos en el centro comercial Libertad, en el parque Centenario, en el parque Bolívar y en la colonia Zacamil, donde organizábamos los deschongues.

Cuando no teníamos pisto agarrábamos varios cohetes (armas de fuego) y le poníamos (asaltábamos) a los de a pie. A veces nos subíamos a los buses para ganar (robar) celulares y bolas (dinero en efectivo). Los celulares los vendíamos en el centro comercial Libertad, donde un cuate (amigo) nos daba espacio para ocultar las armas. Muchos cobradores eran amigos nuestros y con la condición de que a ellos no les robaramos nos hacían indiques para que nos subiéramos a robar.

Con el dinero nos drogabamos hasta perder la conciencia. Esa era la rutina de todos los días, especialmente viernes, sábado y domingo. Procurábamos ir a recoger feria (feria) de lunes a jueves para tener dinero de viernes a sábado cuando nuestro objetivo era el desvergue y el rife (pelea) con los de la MS.

Los días de pago nos poníamos metas. Hasta apostábamos para saber quien iba a robar más. El logró era mayor si se había disparado el cohete en contra de un cuilio (policía).

Una vez una joven de 16 años, novia de un brother quiso dar el brinco, la llevamos a una casa destroyer y tuvo que tener relaciones con más de 30 de nosotros. Esa vez quedó embarazada y entiendo que ella murió al momento de parir. Su novio resentido abandonó el barrio y alguien dio la orden para que se le matara. No hubo necesidad de eso porque los pandilleros de la MS lo mataron en San Martín. Entoces surgió la contradicción porque a pesar de que nos habían dado la orden de darle muerte, se dio otra orden de vengarlo. Dos brother murieron en un tiroteo con la MS tratando de consumar la venganza.

A principios de 2003 el Viejo Lin dio un listado de negocios ue teníamos que extorsionar en San Salvador. A mi me asignaron tres negocios, uno de ellos era propiedad de un oficial del ejército, cerca del mercado central. Al principio me daba $50 semanales, hasta que una vez a eso de las 7:00 de la noche  el oficial me encontró solo en la colonia Zacamil y me subio a la fuerza a un pick up doble cabina polarizado. Junto a él iban dos soldados armados. Me pusieron el fusil en la cabeza y me dijeron que iban a matar a toda mi familia si les volvía a pedir dinero. Me llevaron a la calle al volcán de San Salvador y allí me dejaron descalzo y sin ropa, después de golpearme.

Esperé que amaneciera y fui a pedir ayuda a una familia de campesinos que me regalaron ropa y dinero para que regresara. A la semana siguiente me capturaron en el centro de Soyapango, como sospechoso de un homicidio. Los policías andaban fotografías de los más buscados y realmente yo era igualito a un pandillero de la MS acusado  de tres muertes.

Me llevaron al centro judicial  Isidro Menéndez y me metieron a una celda donde habían pandilleros de la MS, ahí tuve que hacerme pasar como salvatrucha porque de lo contrario me mataban. Me llevaron a audiencia inicial y fui llevado al penal de Ciudad Barrios, donde me pusieron junto a los pandilleros rivales.

Después de cuatro meses salí libre, pero cuando iba a regresar a La Campanera, uno de mis mejores amigos dentro de la mara 18 me advirtió que habían dado la orden de matarme porque los había traicionado al haber permanecido preso con los de la MS.

Mi madre y mi hermana menor se fueron de La Campanera porque una noche, mientras estaba preso, llegaron a tirotearle la casa. Ya no regresé a la colonia y cambié un poco mi fisonomía. Me fui mojado para México con la intención de irma a Estados Unidos, pero me detuvieron en Arizona y me deportaron.

Luego me fui a Guatemala, donde el año pasado comencé a visitar la iglesia de los Santos de los  Últimos Días. Ahí conté mi historia y los pastores me internaron en un centro de desintoxicación porque no podía dejar de embriagarme. Ahora ya tengo año y medio de no tomar ni consumir drogas y en enero pasado acepté plenamente al Señor como mi único salvador.

Cuando fue miembro de la mara 18 presencié  muchas cosas, como los rituales de sacrificio, incluso dos o tres homicidios. Participé en muchas extorsiones, asaltos, robos, y hasta en un homicidio, dando seguridad a quienes acribillaron a un miembro de la MS que se había metido de novio con la haina (mujer) de un brother.

Conocí personalmente a Carlos Mojica y puedo decir que entre todos los líderes de la mara 18 era el más buena honda. Los demás solo en matar pensaban y el “viejo lin” siempre daba una oportunidad. No me consta, pero muchos de la mara 18 aseguran que el “viejo lin” cuando se drogaba siempre contaba la forma en que había matado a varias mujeres por “soplonas”.

Al “viejo lin” lo llegamos a respetar, porque nos escuchaba siempre y nos advertía. No hacerle caso era sinónimo de muerte. El siempre tuvo gente que hacía lo que el dijera, por eso no me extraña que desde el penal haya ordenado algunos delitos.

Acepto que fui pandillero y delincuente, aunque nunca maté, pero hoy mi vida ha cambiado, antes mi mundo se reducía a la pandilla, era feliz haciendo infeliz a los demás, siendo hijo del diablo. Me arrepiento, hoy alabo a Dios. Ya tengo esposa y un niña y vivo en Guatemala. A veces vengo a El Salvador y espero algún dìa regresar como pastor para rescatar a mis hermanos, decirles que el camino que ellos escogieron no es el adecuado porque es el camino del mal. Mi sueño es construir una iglesia fuerte en La Campanera.

A veces sueño que me trasladan de emergencia al hospital Rosales después de que me han golpeado. Es una pesadilla recurrente que me recuerda que fue Dios quien me ha dado una oportunidad más. La oportundad de vivir lejos de las pandillas.

 

 

 

 

(19) Comentarios

luis santos 2013-11-29 12:12:35

mui buenoo el mensajee

LA MISHU 2010-12-12 22:32:14

Me remitire al un extracto "Mi madre y mi hermana menor se fueron de La Campanera porque una noche, mientras estaba preso, llegaron a tirotearle la casa. Ya no regresé a la colonia y cambié un poco mi fisonomía. Me fui mojado para México con la intención de irma a Estados Unidos, pero me detuvieron en Arizona y me deportaron." Ahi esta la prueba, esa frontera tiene que cerrarse, tiene que ser amurallada con electricidad, minas y francotiradores. Este tipo de parasitos entran a cualquier hora. Por ejemplo, matan, roban y violan y su refugio es Estados Unidos. Espero salgan los democratas y entren los republicanos, esos si tienen webos. La mishu, estudiante de PhD en montclair university.

soñadora 2010-09-28 17:46:31

me gustaria compartir mi historia tambien . Me remito a decir que conosi la campanera soyapango y se la violencia que se vive ahi yo tambien pertenesi al barrio 18 y DIOS me saco de esa vida de infierno que te ofresen las pandillas las orasiones de mi madre y toda mi familia fueron escuchadas por DIOS y hoy le puedo dar testimonio de las grandes maravillas que ha echo en mi ...

PIVE VALDERRAMA 2010-06-25 17:08:24

YO VISITE LAS CAMPANERAS HAY GENTE POBRE Y GENTE QUE QUIERE SALIR ADELANTE PERO POR EL SIMPLE HECHO DE VIVIR EN LAS CAMPANERAS LOS DISCRIMINAN Y COMO DECIA EN UN PARRAFO POR AHI NI TRABAJOS LE DAN A LA GENTE SOLO POR VIVIR EN LAS CAMPANERAS, ES TAN DURO TENER QUE VIVIR EN UN LUGAR DONDE TARDE O TEMPRANO SE PUEDE UNO CONVERTIR EN VICTIMAS DE UNA VALA PERDIDA Y LA MAYORIA DE VECES MUEREN JUSTOS POR PECADORES, JOVENES QUE SI QUIEREN SALIR ADELANTE CON UNA META CRUZADA QUE SIN DUDA ES SACAR A SU FAMILIA DE ESE LUGAR Y BUSCAR DONDE ESTAR MEJOR, ALGUNOS SE RESIGNAN Y DICEN QUE DONDE QUIERAN QUE BALLAN SIEMPRE SE VAN A TOPAR CON PANDILLEROS Y ASI ES MEJOR QUEDARSE DONDE YA LO CONOCEN A UNO, PIENSO QUE DE TODO ESTE TRABAJO QUE ES UN BUEN APORTE TODAVIA HAY MUCHO QUE CONTAR PUES PARA MI NO ES NI LA MITAD DE LO QUE ALLI SUCEDE...

Carlos Teves 2010-06-25 16:55:29

EN LA CAMPANERA Y EN MUCHAS COLONIAS DE SOYAPANGO SIGUEN CONTROLANDO LAS PANDILLAS Y AUNQUE EL EJERCITO SALGA NO PUEDEN HACER NADA CON LAS LEYES QUE EXISTEN EN NUESTRO PAIS LO MEJOR SERIA QUE SE FORMARA UN GRUPO AL IGUAL QUE LA SOMBRA NEGRA PARA QUE ACABE SIN PIEDAD CON TODOS ELLOS ASI COMO ELLOS LO HACEN CON LAS PERSONAS INOCENTES(VICTIMAS).

Nelson Lopez 2010-02-02 13:59:11

reprecion y todas las cosas negativas no funcionan para combatir la delincuencia de pandillas,porque alli tambien termina presa gente inocente que despues de pasar preso años ,la sociedad lo discrimina.Y muchas veces sin haber cometido delito alguno.terminan haciendo lo peor por venganza y tambien por no tener una oportunidad.

sR. Velasquez 2009-09-16 12:16:57

Es ironico, que despues de haber delinquido ahora quieren ser santos, me pregunto si estos muchachos duermen tranquilos al robar, matar, solo para satisfacer sus necesidades. Solo quieren una excusa para poder salvar sus malas acciones y con una biblia en mano dicen ser salvados, ahora bien las personas que han sido maltratados o les han matado un familiar, los perdonarian? Y no digan que por problemas familiares si ingresaron a una mara, lo que pasa es que ahi todo les sale facil y cuando los andan buscando para incrementar la milpita, hasta piden ayuda a los pastores para dis que ser salvados. jodanse lo que pueden hacer es mejor contratar un seguro de ida y que los beneficiarios se han sus familiares o victimas de sus fechorias. DONDE ESTA LA SOBRA NEGRA, que en años anteriores hicieron temblar a estos muchachos?

Jose Francisco 2009-09-14 08:26:44

Pues por lo visto este gobierno lleva la misma posicion del anterior, deberian de hacer algo, crear una estacion de PNC, que la verdad deja mucho que desear con esos "policias" corruptos, la verdad tienen que dejar los soldados del tiempo de la guerra no que los tienen guardaditos para escolar a politicos, saquenlos a la realidad de las calles de el salvador. El gobierno supuesto defensor del pueblo no tiene que actuar solo en contra del los partidos, si no tambien de los mareros, que la verdad pienso que estan domiinados por las personas de dinero de este pais......Un llamado de emergencia espeficicamente a Mauricio Funes, que se toque lo huevos y empieza a manejar mejor el pais!!....Que quede claro que no soy arenero, si no mas bien izquierdizta, pero por eso pido...justicia y huevos para afrontar las cosas....como antes se hacia!! en este pais. Saludos a todos.....

Blanca de Cevallos 2009-09-14 08:21:22

A los pandilleros hay que combatirlos desde el Estado, no necesariamente matàndoloes, pero si despues de darles oportunidades no las aprovehcan, hay que meterlos presos.

orlando 2009-09-14 07:52:49

Cabal tu lo has dicho,el gobierno no gace ni hara nada para combatir esta peste horrible que ya ha tomado control en todo el salvador y de la cual nadie esta a salvo.Pero,PERO como lo hemos hablado,problemas como este o de honosexualidad o de prostitucion mas otros solo DIOS lo cura y aqui ha quedado demostrado en el cambio de este hombre y tal como el lo ha dicho,el era un hijo del mero diablo por que solo alguien con este calificativo puede hacer esta clase de crimenes y como este hay miles que llenan este calificativo "Hijos del diablo" Pero hoy conoce aquel que lo ha hecho libre y ahora es un 'Hijo de DIOS" y este no es relijion si tu quieres Dios te quita cualquiera cosa de berguenza de vicios tanto para el hombre como para la mujer.Atrevete a creer y cambia tu vida y busca a Dios sobre todas las cosas y EL te consedera las peticiones de tu corazon.

El bohemio 2009-09-13 21:54:51

Pobre gente de La Campanera tiene que vivir con esa lacra sin que la PNC y las autoridades del Estado hagan algo por ayudarles.

Periodista independiente 2009-09-13 20:49:19

He leido las cuatro entregas, ojalá y hubiera una quinta, sobre la campanera y me parece uno de los mejores trabajos periodisticos de los últimos años. Felicito a este diario digital por el buen periodismo que hacen, ojalá y estos trabajos ayuden a generar conciencia en las autoridades para combatir de una vez por todas el flagelo de las maras en El Salvador. Hay dos formas, la prevención y la represion.

Juan Carlos G. 2009-09-13 20:41:35

No todos los pandilleros tiene la suerte de tener una segunda oportunidad,casi todos termina en la cárcel o asesinados despjés de hacer tanto daño a la sociedad.

Víctor Eduardo Gallegos 2009-09-13 20:16:21

Si somos más los que queremos paz porque no unirnos y combatir las maras. Necesitamos líderes que tomen la decisión.

Fidel Lino Soriano 2009-09-13 15:43:09

El govierno no hase nada para conbatir a las poandillas, deberian terminar con este mal mediante la prevension y la reprecion,

1  |  2    >>
Envie su comentario:
Su Nombre:
Su e-mail:
Su comentario:
  Enviar

Aclaración Importante

DIARIO LA PÁGINA se reserva el derecho de editar y/o publicar los comentarios vertidos por nuestros lectores de acuerdo con estándares que no permiten palabras soeces, acusaciones personales, calumnias, lenguaje de odio, racismo y antisemitismo. Las opiniones publicadas en este espacio son de absoluta responsabilidad de quien las escribe.

LA ENTREVISTA

Procuradora de Derechos Humanos: No pretendo estropear el trabajo de ninguna institución

El pasado jueves, los diputados de la Asamblea Legislativa eligieron a Raquel Caballero de Guevara como Procuradora de Derechos Humanos, con 71 votos a favor.

OPINION

Gabriela de Mejía / USA Inmigración El Salvador

La residencia permanente CONDICIONAL de los Estados Unidos de Norteamérica

Fredis Pereira

La justicia de apariencia

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con que se incrementen los precios de las gasolinas para financiar el Fovial?